EL ESCÁNDALO DE STEVE MCCURRY Y UN MONTAJE CON PHOTOSHOP

EL ESCÁNDALO DE STEVE MCCURRY Y UN MONTAJE CON PHOTOSHOP

mccurry_photoshop

Hace poco reflexionábamos sobre la línea que separa el fotoperiodismo cuya dosis de realidad nos llega al alma, con la escenificación y cómo conseguir la emotividad de una manera falsa. Está claro que una u otra postura está determinada por la ética de quien está del objetivo, sobre todo porque escenificar una foto es ir en contra del propio significado de la palabra y la profesión. Así nos lo decía Leland Bobbé, uno de los fotógrafos que ha documentado la cruda realidad en las calles del Bowery de NYC en los 70s: “el hecho de preparar y montar una fotografía y luego hacerla pasar por una situación real, es algo muy poco ético e inmoral”. Hoy, volvemos a sacar el tema porque la actualidad lo requiere. Steve McCurry, uno de los fotoperiodistas más reputados, sigue en el ojo del huracán con una nueva acusación a la veracidad de sus fotos. Si hace poco el crítico de fotografía del New York Times, Teju Cole, dijo, a colación del lanzamiento de su nuevo libro sobre la India, que “sus fotografías son aburridas y que esa perfección solo se puede conseguir orquestando la imagen”, pero ahora tiene que hacer frente a otra acusación en este sentido.

 

El fotógrafo Paolo Viglione fue a una exposición de McCurry en Italia, y descubrió un detalle curioso que enseguida compartió en sus redes sociales: en una de las fotos que muestra las calles de Cuba, hay un pequeño detalle que demuestra que se ha utilizado la herramienta de clonación de Photoshop. Viglione dice que no ha subido este detalle como un ataque a la profesionalidad del fotoperiodista, pero sí le intriga qué explicación puede haber detrás. Lo mejor es que este detalle ha abierto la veda para que internet se convierta en una sola cabeza pensante y se rebusque en el porfolio del artista para intentar encontrar errores así. Y gracias a la astucia y rapidez de la gente, se han encontrado varios ejemplos de suprimir a gente del cuadro y cosas así. Los chicos de Petapixel no han perdido el tiempo y han hablado directamente con el team de McCurry para “sacar a la luz” a la situación, y el fotógrafo no ha dudado en dar una respuesta educada y protocolaria sobre el error: a lo que él hace lo llama storytelling y por lo tanto no alteraría la historia de ninguna manera, y lo de la exposición en Italia es responsabilidad de uno de sus técnicos de laboratorio y ha sido despedido fulminantemente por ello. Aunque él está involucrado a tope en el proceso de “postproducción” e impresión de la imagen, siempre anda de viaje y le es imposible controlarlo todo. Eso sí, no dice ni mu sobre los otros casos que han saltado a la palestra.

No es discutible que McCurry es uno de los grandes fotógrafos que ha dado la Historia del Arte, responsable de fotografías que están dentro de nuestro inconsciente colectivo como el famoso retrato de la niña afgana o sus imágenes de la India desde dentro. Es un artista contando historias y abriéndonos los ojos a otras culturas y realidades. Sus fotos rozan la perfección, como si los planetas se hubieran alineado para darle ESA foto perfecta con la que muchos sueñan. Siempre estará bajo vigilancia de El Gran Ojo que todo lo ve, el público y los críticos. Porque parece que pillar a alguien que es casi perfecto, da como satisfacción. ¿Este escándalo compromete su ética como fotoperiodista? De momento, no. Habría que saber más sobre el tema. Seamos unos románticos y sigamos creyendo que todo es real mientras no haya evidencia de lo contrario.

mccurry1

Foto Original

mccurry2

Foto Retocada e Impresa

 

Fuente: http://lamonomagazine.com/el-escandalo-de-steve-mccurry-y-un-montaje-con-photoshop/

Entradas Relacionadas

Posted on 31 mayo, 2016 in Diseño Gráfico, Fotografía, Redes Sociales

Compartir

Sobre el Autor

Deja una Respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top