Dalí es el surrealista por excelencia: todo un personaje que no encontró diferencia entre la realidad y su obra,